Día Internacional de la Mujer

El Trabajo de la Mujer

Por Alejandro Gutierrez

tomada por Alejandro Fernandez Gutierrez
Mujeres Trabajadoras

Algunos se imaginan que este mundo fue hecho y creado solo para hombres. Sin embargo, ésta manera de pensar no es cierta. Recuerdo haber visto un mural de José María Sert, titulado “El Progreso y Tiempo Estadounidense” en el edificio General Electric en el Centro Rockefeller en la Ciudad Nueva York. El mural tiene un texto que dice: “El hombre trabajaba dolorosamente con sus propias manos; Viviendo arriesgado y precariamente con coraje, fortaleza y la voluntad indomable para sobrevivir.” Este mural refleja un período de tiempo donde las mujeres no tenían ningún derecho o voz de esperanza, pero eran y son tan importante como los hombres. Cuando leí este texto inmediatamente recordé las manos de mi madre. Esas manos que siempre me recordaron trabajo, trabajo y más trabajo.

Con sus manos duras, grandes, negras y hermosas, mi madre con mucho orgullo trabajo como mujer solter

a para sobrevivir. Desde la preparación de la comida hasta el lavado de la ropa, todos los días, muchas mujeres en muchas partes del mundo trabajan día y noche. Muchas mujeres Afrobolivianas se levantan muy temprano en la mañana, preparan el desayuno y el almuerzo para el largo día de trabajo. A las 7:30 AM están listas para cosechar, todo a mano, las hojas de coca, café, naranja, papa, tomate, y arroz. Por casi 10 horas al día, en todo tipo de clima, ellas están de pie cosechando a mano los cultivos, para luego ser llevados a sus familias.

Preparando la comida

En los Yungas, en gran parte de las comunidades Afrobolivianas debido a la tradición y
también a la falta de dinero, las casas no siempre son construidas de ladrillo y cemento. Mujeres y hombres trabajan muy duro para construir sus pequeñas casas las cuales son hechas adobe. En un proceso de 20 a 30 días, construyen una casa pequeña con una sola habitación. Teniendo cuidado de no dañar el medio ambiente, tanto hombres como mujeres preparan los materiales de manera natural los cuales incluyen tierra, agua y paja.  Por 10 horas de duro trabajo al día, ellos mezclan tierra y agua en moldes para luego ser secado por el sol. Después de un día, los ladrillos de adobes están listos para ser utilizados. Ya cuando las paredes están construidas ellos y ellas pintan y decoran su nuevo hogar.

Beginning
Alejandro Fernandez

Finalmente, cuando yo era pequeño, recuerdo que algunas noches mi madre solía acariciar mi espalda. Esa caricia que solía ser áspera, pero llena de amor me recordaba que sus manos estaban siendo utilizadas para preparar la comida. Algunas veces solía apoyar mi cabeza en sus piernas y ella gentilmente me acariciaba. Vi a mi madre usar crema para las mano pocas veces. Solía preguntarle por qué no le gustaba usar. Ella sólo contestaba: “mis manos están en agua fría y caliente todos los días. Tengo que usar mis manos para muchas cosas. Las manos no son solo para verlas bien y bonitas. Mis manos son la razón por las cuales ustedes tienen algo que comer, un lugar donde dormir y una casa donde vivir.” No entendemos que las manos son un recurso valioso hasta que las perdemos. Desde ese momento yo comprendí que el uso de las manos son esenciales especialmente para muchas mujeres afrobolivianas que sobreviven a las dificultades de la vida.